El Ojo Humano

El Médico Oftalmólogo es el profesional que estudia, diagnostica y soluciona las enfermedades de los ojos. Estos inconvenientes pueden solucionarse mediante tratamiento médico o pueden requerir una solución quirúrgica. El ojo humano es un sistema óptico-neurológico que funciona en forma similar a una cámara fotográfica. La parte anterior del ojo contiene el sistema de lentes y la parte posterior el sistema sensorial. Las lentes del ojo son dos, la córnea y el cristalino. La córnea es la superficie transparente que cubre el ojo por delante, similar al vidrio de un reloj. Esta estructura es bastante resistente, pero las agresiones como el sol, el polvo y los golpes pueden dañarla. Los daños leves son tratados con medicamentos, pero en los casos severos puede requerir un transplante quirúrgico. El cristalino es la lente que está por detrás de la pupila. Al ser transparente, es invisible a los ojos de las personas. Su función es enfocar las imágenes para que podamos verlas nítidas. En la parte posterior del ojo se encuentra la retina, un órgano sensorial altamente especializado compuesto principalmente por neuronas modificadas. Estas neuronas reciben los impulsos lumínicos del medio ambiente y los transforman en señales eléctricas que viajan hasta la parte posterior del cerebro para ser decodificadas, formando así las imágenes que vemos. La retina es una fina lámina, y su inconveniente más frecuente es su desgarro o desprendimiento, problemas que se solucionan con cirugía y/o fotocirugía láser. Las infecciones más comunes que afectan los ojos son la conjuntivitis, la blefaritis y el orzuelo. Estas son causadas por microorganismos patógenos y producen afecciones superficiales generalmente menores. El tratamiento local con colirios antibióticos suele ser suficiente. Cuando la infección se produce dentro del ojo, ocurre una endoftalmitis, y debe ser tratada inmediatamente con tratamiento médico y/o quirúrgico, siendo esta afección de pronóstico reservado. Nuestros ojos no requieren un cuidado especial pero existen ciertas consideraciones a tener en cuenta. Ciertos factores del medio ambiente como el viento y el sol pueden ser nocivos para ellos. Los ojos tampoco deben rascarse ni refregarse ya que pueden aparecer lesiones graves a nivel de la córnea. Por el contrario, es importante aclarar que los televisores y los monitores no producen daños en los ojos. La excesiva exposición a estos puede provocar dolores de cabeza y una irritación ocular pasajera.

La Cornea

La córnea es la superficie transparente que cubre el ojo por delante, similar al vidrio de un reloj. Esta estructura es bastante resistente, pero las agresiones como el sol, el polvo y los golpes pueden dañarla. Los daños leves son tratados con medicamentos, pero en los casos severos puede requerir un transplante quirúrgico.

El Cristalino

El cristalino es la lente que está por detrás de la pupila. Al ser transparente, es invisible a los ojos de las personas. Su función es enfocar las imágenes para que podamos verlas nítidas. La afección más común del cristalino es la catarata, y su solución es exclusivamente quirúrgica. La catarata es común en las personas de más de 65 años de edad, y produce una dificultad progresiva en la visión, tornándola cada vez más turbia. La solución consiste en extraerla mediante una técnica quirúrgica llamada facoemulsificación, y que utiliza ultrasonido y/o láser para absorber la catarata para luego reemplazarla por una lente intraocular mono ó multifocal. Esta cirugía es ambulatoria, no produce dolor y permite a la mayoría de los pacientes retomar su vida normal en pocas horas.

La Retina

En la parte posterior del ojo se encuentra la retina, un órgano sensorial altamente especializado compuesto principalmente por neuronas modificadas. Estas neuronas reciben los impulsos lumínicos del medio ambiente y los transforman en señales eléctricas que viajan hasta la parte posterior del cerebro para ser decodificadas, formando así las imágenes que vemos. La retina es una fina lámina, y su inconveniente más frecuente es su desgarro o desprendimiento, problemas que se solucionan con cirugía y/o fotocirugía láser.